El Sistema de Producción Toyota (1991)

Ahí va una anécdota verídica: el responsable de cierta compañía tenía la costumbre de visitar todos los rincones de la misma, interesándose por el trabajo cotidiano de todos los departamentos. En una ocasión estuvo observando el proceso de fabricación de unos bidones con los que se transportaba material líquido en bruto, parecidos a los que se usan actualmente en los bares para la cerveza.

El operario al que estaba observando tenía la costumbre de soldar las tapas con 10 o 12 puntos de soldadura, en vez de hacer una soldadura completa en todo el perímetro de la base. Sorprendentemente el método funcionaba y el bidón aguantaba la presión sin problemas. Así que nuestro hombre se acercó y le preguntó si creía que también funcionaría con 8 puntos. La respuesta fue que no lo sabía, pero que podían probarlo. Probaron y aguantó. ¿Y con 7? Probaron y no, con 7 no aguantaba. Hicieron varias pruebas más y quedó establecido que el número de puntos de soldadura ideal era 8, de forma que en el conjunto de la fábrica se podía ganar mucho tiempo optimizando ese detalle en concreto.

Esta anécdota no pertenece a ningún “gurú” de la gestión ágil, sino a John D. Rockefeller, fundador de la dinastía que lleva su apellido y magnate del petróleo de finales del S.XX. Si queremos hablar de “optimizar procesos” y “eliminar lo que sobra” podemos aprender más de esta historia que de las casi 200 páginas del libro de Ohno. Lo que pasa es que Rockefeller es el prototipo de emprendedor malvado, tipo “Sr. Burns” de Los Simpson, mientras que a Taiichi Ohno falta poco para que le pongan un altar en la mitad de las start-ups de software. Y es que éste es el problema del libro: la falta de concreción.

Vaya por delante que el concepto que desarrolló el Sr. Ohno junto a sus colegas de Toyota me parece excelente. La idea es que si vas a fabricar algo por fases, como un coche, lo suyo es estudiar en qué momento vas a necesitar cada pieza, de manera que estén disponibles en ese momento y no antes. Si el parabrisas, por ejemplo, es una de las últimas que se colocan, no tiene sentido que haya miles de parabrisas almacenados en la planta. Lo suyo es pedirlos para que lleguen “justo a tiempo” a ser colocados, o 3 minutos antes como aquel que dice. Esta es la esencia del Sistema de Producción Toyota y el motivo de que se denomine Sistema “Just-in-time“.

Otro componente del sistema es el uso de Kanban, que son las tarjetas identificadoras que llevaban las piezas para facilitar y optimizar la reposición del inventario. No tiene nada que ver el sistema de tableros Kanban que usamos ahora con el concepto de señalización con etiquetas que introdujo Ohno en Toyota, pero la idea es que los productos del trabajo (entregables) vayan acompañados a lo largo de su vida de un elemento adicional (la tarjeta) que sirve para llevar la trazabilidad de su estado. Otra idea genial que ha progresado hasta convertirse en una valiosa herramienta de gestión de tareas en la actualidad.

El tercer y último elemento a destacar en el libro es el concepto de “eliminar lo que sobra”, como estrategia continua de optimización y mejora del sistema, que debe llevarnos a un ahorro continuo de recursos y una mejora continua de la competitividad de la empresa. Otra ideal genial, y van tres.

El problema es que las ideas, como conceptos abstractos, están bien definidas: lo ideal es quitar lo que sobra y optimizar costes. Pero a la hora de ponerlo en práctica, Ohno se nos pierde en divagaciones, en repeticiones cansinas de las mismas directrices, una y otra vez, sin llegar a ninguna parte. Podemos entender bien el proceso por el que se aplica la disponibilidad del inventario “justo a tiempo” pero el autor es incapaz de explicarnos un proceso claro para saber “qué es lo que sobra”, “cómo identificarlo” y “cómo evitar meter la pata”.

Son varios los que coinciden conmigo en que el libro de Ohno parece más una acumulación de anécdotas y reflexiones sin mucho orden que un verdadero método de trabajo, por más que el título nos hable de un “sistema”. No hay sistema en su descripción, aunque el conjunto nos deje unas cuantas ideas interesantes y muchas buenas frases para citar en cualquier reunión o presentación de empresa.

Mención aparte merece la horrorosa traducción del libro, aunque supongo que esto no es culpa de la editorial ni del traductor, sino del hecho de que se trata de una tercera traducción: del japonés al inglés y del inglés al castellano. Aunque por las críticas que leo en algún sitio, parece que el texto en inglés no sale mejor parado.

En definitiva, me parece una lectura interesante y recomendable, aunque para coger con pinzas y algo de sentido crítico, porque cuenta buenas ideas pero no deja muy claro cómo llevarlas a la práctica. Y así hay alguno que casi se carga la invasión de Irak.

Creo que el libro está descatalogado, así que la edición en castellano sólo se puede conseguir de segunda mano.


Ficha Bibliográfica

  • Título: El Sistema de Producción Toyota
  • Autor: Taiichi Ohno,
  • Año: 1991
  • Editorial: Gestión 2000
  • ISBN (ES): 9788486703523
  • ISBN (EN): 9780915299140

El Sistema de Producción Toyota

6.1

Utilidad

6.0/10

Claridad

4.5/10

Vigencia

9.0/10

Precio

5.0/10

Pros

  • Un clásico imprescindible
  • Contiene muy buenas ideas
  • Buena exposición del

Cons

  • Traducción bastante mala
  • Falta de coherencia y estructura en el texto
  • Algunos conceptos se quedan muy vacíos